De tetas y sobes

Estamos hablando de tetas y sobes como del mileniarisme.
El pasado viernes, el señor Vértigo y una servidora nos enzarzamos en una interesante conversación sobre tetas. Estábamos en el Brandery, pero eso no viene al caso. La cuestión es que nuestro espiritoso amigo, narró esta conversación con una amiga suya:

-Entonces, ¿no te gusta que te toquen las tetas?
-No
-Pero, ¿porque no te gusta o por qué?
-Porque en toda mi vida, jamás, ningún tío me las tocado bien.

Me dió que pensar. Por gilipollas que parezca, me pareció muy revelador. Porque lo cierto es que el pecho, es todo un mundo y muy pocas personas, tios o tias, saben tocarlo bien.
Y no hay posible manual para aprender o mejorar estilo, como sucede con el cunnilingus.
Aquí el tema, es que a la persona que te las toque le guste. Y mucho.

(las fotos pertenecen a un archivo ruso que colgué en Sexorama. Como no voy a linkear al caché de mi exblog os dejo la colección entera aquí


22 thoughts on “De tetas y sobes

  1. Todas las tetas tienen su encanto, desde las ubres de las Mature que llegan al ombligo y pesan 10 kilos cada una, hasta las apenas inexistentes de las chicas planas. El que se obstina en sólo amar las tetas perfectas y/u operadas es un aficionado.

  2. Vale … ya desde que nacemos intentamos engancharnos de una teta cálida, redonda, suave y lo mejor de todo … que apaga la sed y calma el hambre.

    Seamos chica, chico, ladyboy o del PP, las tetas nos molan y no podemos dejar de mirar unas tetas evidentes, saltarinas, rebozadas en arena o con gotitas de sudor …

    Vamos, que nos gustan las tetas.

    Pero cuando estamos ante un par de tetas deseadas, de tetas enamoradas, de tetas lujuriosas o de tetas que no son las de nuestra pareja habitual … y ya superada la fase de la lactancia …

    … vamos, que ya no es necesario para nuestra supervivencia, alimentarse de esas ubres maravillosas. No las tratemos como unos auténticos bellacos recién nacidos.

    Mordiendo, babando, retorciendo, aplastando, hiriendo, etc, etc, etc …

    A menos que nos lo pidan, éso ya es otra historia.

  3. Yo siempre he defendido que soy un hombre de piernas, pero cuando miro atrás me doy cuenta de que todas mis novias tenían unas tetas de impresión…así que no sé si estoy capacitado para hablar del tema…o quizá sí…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s