Las zapatillas rosas

Es algo parecido a un cuento de hadas.

Estas zapatillas Bensimon, fueron encargadas en Valencia a una mejoramiga. Ella a su vez, le dió las zapatillas a otro mejoramigo que me las trajo ayer, con motivo de la celebración su cumpleaños.

Me gustan tantísimo, que ayer me fui a dormir con ellas (algo que hice de pequeña cuando me compraron los zuecos mágicos).

Como entonces, el embrujo hizo su efecto, porque estás zapatillas no sólo van de manosamigas a amigasmanos, sino que hacen soñar en algo blando y fresco, como este otoño distraído que ha venido por sorpresa, gritando sonrisas y estornudando hojas secas.

Anuncios

7 thoughts on “Las zapatillas rosas

  1. Oooooooooooh!!!! me encanta!
    Feliz otoño! Con vinos, cafeterías y libros, muchos libros como árboles cargados de hojas.
    Estoy empezando uno que luego te pasaré si quieres, la historia de dos amantes a los que separa la construcción del muro de Berlín :’)

    Un beso preciosa, veámonos pronto!

    Me gusta

    1. Amiga,

      sí. el final de verano ha mejorado considerablemente. Lo sabes tú y el resto de personas que me vísteis el día de mi cumple, felizfeliz.

      Vinos fabulosos como el Borgoña Blagny de Matrot del 05 y 06, que tomamos en Villa Más (Girona).
      El Barolo Chirlet del 2006 que tomamos en Cul de Sac (Roma)
      Los Barbarescos del 95, 98 y 2001 de Roma… impresionantes.

      Las cervezas artesanas de Bir &Fud y de Ma che siete venuti a fà (Roma)

      Y todos estos maravillosos libros que me han acompañado este verano, que ha sido triste y dificil en algunos momentos, pero que se ha abierto como una rosa…

      “nadie, ni siquiera la lluvia, tiene las manos tan pequeñas”
      ee cummings

      Wendolyn Kramer de Laura Fernández (Novela)
      Hoy es el último día del resto de tu vida de Ulli Lust (Cómic)
      Flujo de Dave Cooper (Cómic)
      La mecánica del corazón de Mathias Malzieu (Novela)
      Luna de miel de Leonard Michaels
      Música para Camaleones de Truman Capote

      Y están a punto de ser devorados:
      Recuerdos de un callejón sin salida de Banana Yoshimoto
      y
      Que empiece la fiesta de Niccolò Ammaniti

      ¡Felicidad!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s