PROCESO DE CREACIÓN HORA ZULÚ

 

Como bien propuso el compañero y mecenas Eclecticman, voy a explicaros cómo fue el proceso de la obra Hora Zulú, de la A de Alfa a la Z de Zulú.


El proceso narrativo

GUION

Hora Zulú surgió hace ya 3 años como un ejercicio de prácticas. Llevaba mucho tiempo sin poder sacar adelante una historia que me gustara. Los Juncos, al ser una obra autobiográfica, pesaba demasiado creativamente y todas las obras que comenzaba acababan siendo una interpretación autobiográfica, que es un género (fácil y complejo a la vez) del que quería alejarme una temporada.

FAA_Phonetic_and_Morse_Chart2.svg

De forma que cuando David, mi pareja, me habló del Código Nato (el código militar de navegación que utilizan en barcos y aviones), me pareció un buen punto de partida para empezar a practicar día a día y salir del estancamiento.
La idea era dos páginas por letra. Pero resultó que…

uve-zulu

Empecé por la A y salió Alfa, su universo, agujeros negros y una posible enfermedad.
Cogí la B y salió Bravo, un amigo suyo, vinculado de forma vital al planeta Tierra.
Y con la C me salió Charlie, el tercer protagonista que sobrevuela un escenario interesante. Es piloto. Codigo Nato.

Tenía 3 personajes, un escenario y un mcguffin. Tenía los elementos para empezar una historia hilada a través de un abecedario.

Así empezó Hora Zulú.

Viñeta Fuji

El proceso fue rodado. Tenía claro que Alfa padecía una enfermedad neuronal, que tenía una relación íntima inusual y que el amor sería el asidero para que los tres salieran hacia adelante. El escenario era el camping, cuyo nombre compartía con el segundo protagonista, Bravo. Fui escribiendo y componiendo los capítulos.
Quise darle una vuelta de tuerca, dándole justificación narrativa a cada letra. Delta de ala delta, Eco del eco que encuentran en la cueva donde Alfa tiene su ataque…
Pero en la letra H, que me quedé en blanco.

Esos días tenía que ir a Gijón y en el avión de vuelta, cayó en mis manos un EPS con un titular que atrajo mi atención:
“El explorador del cerebro”. Se trataba de una entrevista con el neurocientífico Antonio Damasio. Él y su mujer Hanna, habían desarrollado toda la teoría en torno a las lesiones del lóbulo frontal. Sus estudios estaban basados en el caso de Phineas Gage.

2013-03-25-476

2013-03-25-477

Lo vi claro. Ya sabía lo que le sucedía a Alfa. Podía ser real.
La enfermedad que me había inventado en ella no sólo existía, sino que habían casos y documentación sobre ello.

Inmediatamente me puse a estudiar.
Leí libros de Damasio, cogí muchas notas de El error de Descartes, y otros neurocientíficos. Estudié las lesiones del lóbulo frontal y sus consecuencias. Y me fascinó conocer la dramática historia de Phineas Gage.

el-error-de-descartes

Al cabo de pocos meses acabé el guión, o mejor… el cómic.
Trabajo escribiendo y componiendo las viñetas a la vez. A veces abocetando lo que irá en ellas, ya que mi narración en ocasiones es visual y no depende del texto únicamente. Es decir, para mi es importante que el guión quede anotado o abocetado todo. Si hay un “silencio” en la viñeta 3, un “se miran inquietos” en la 4, o un “se echa a llorar” en la 6, sin que en ninguna viñeta haya texto, quede reflejado. Porque a veces el guión escrito, el diálogo, pasa a ser gráfico, una imagen. Todo es lectura, narrativa o visual.

Me puse a releer y a corregir. A borrar páginas enteras y añadir silencios, espacios, a dejar respirar la narración (en esta obra me preocupaba que hubiese mucho texto conteniendo tanta información, y que la obra no respirara).

Definí los distintos escenarios. Me documenté sobre todos ellos.
¿Sabiais que es muy fácil acceder a las páginas de la Naciones Unidas y que es dificilísimo obtener fotografias?
En estos casos eché mano de películas como, por ejemplo, La interprete.

Visité y ojeé decenas de libros de medicina. Vi fotos de quirófanos, de operaciones de neurocirugía. Mi médico me ayudó con la reinterpretación de los tacs del cerebro de Alfa tras el accidente…
Todo, absolutamente todo lo que sale en Hora Zulú, existe y está representado con el máximo respeto.
Incluído el Hotel Algonquin de NYC, donde estuvimos alojados David y yo, hace unos años, y que os recomiendo encarecidamente.

Cuando ya tenía todo el cómic abocetado y escrito, empecé a dibujar.
He disfrutado muchísimo del proceso de dibujo. Y he podido introducir muchas figuras retóricas que han modificado notablemente el guión. Flashbacks, personificaciones, elipsis, analogías, metáforas… Escribir la historia ha sido excitante y espídica. Dibujarla fue la parte más bonita y lo que suelo echar de menos.

Sólo dejé para el final el último capítulo. Me gusta hacer eso. El final de una obra resulta un momento emotivo. Además quería que la historia fuera circular, y buscaba algo que a la vez dejara cerrada definitivamente mi incursión autobiográfica de Los Juncos.


El proceso gráfico

Cuando tengo definida una idea, los dibujos me vienen a la cabeza como por arte de magia. Cuando supe que la A de Alfa sería una chica, me vino ella tal cual la veís en la portada (por cierto, se me olvidó ponerle las pecas). Con todo lo demás sucede lo mismo. Suelo tener claros los escenarios y los planos que quiero mostrar de ellos. No me complico: si un plano me resulta muy difícil de dibujar, lo desecho y empiezo por otra composición. No quiero atascarme ni dispersarme.

HORA-ZULU2

COMIC023

Las páginas de las letras, los separadores de capítulos, ha sido una de las ideas que más me gustaba, pero que he tenido que desechar por falta de presupuesto. En principio estaban concebidas para ser en papel vegetal, de forma que cada letra se mezclaba visualmente con la primera página de ese capítulo.
Pero es carísimo hacer 26 encartes en vegetal dentro de un libro.
Esta era la idea original:

2013-03-25-481

Luego hice más pruebas…

2013-03-26-485

Las pautas son las normales. Aboceto muchísimo y luego lo limpio con la mesa de luz. Como dibujo a lápiz, se me ensucian bastante los originales. Y yo soy fatal. Tengo la mesa hecha un caos. Eso provoca que tenga que redibujar muchas páginas. De Hora Zulú algunas he dibujado dos veces… enteras.

051220121651

Hay tinta negra en algunas páginas, es el mar, pero básicamente el trabajo es lápiz. Me gusta el grano que da y pienso que Grafo ha hecho un buen trabajo de impresión.
Me empeñé en visitar la imprenta el día que entraba en máquinas, y estoy contenta de haberlo hecho. Elegir el tono y la temperatura de un cómic a lápiz es muy, muy importante. Creo que conseguí lo que quería y el tono estuvo bien escogido.

010220132246

La rotulación… no acabo de rotular de forma clara y comprensible. En Hora zulú hay textos muy comprimidos que no se entienden demasiado bien, pero afortunadamente son pocos.
Intenté rotular con mi propio tipo de letra pasada a Photoshop… pero no quedaba “fresca”. Ahora creo que esa manía tendré que sacármela de encima la próxima vez y priorizar por la claridad de lectura para el lector.

Cuando la obra estaba acabada por completo, empezó el tedioso proceso de limpiar en Photoshop. Manuel Bartual me ayudó muchísimo indicándome los parámetros de escaneo (en tif siempre y escaneé a 600) para que la línea de lápiz no quedara tan machacada.
Limpiar los originales me llevó unas cuantas semanas.

Para descansar, entre ratos diseñaba y dibujaba las páginas con las letras de los capítulos,

2013-03-25-478

las de cortesía e inicio (la de las letras con las hojas, sacadas de un catálogo del Brandery) mientras Juan Roller y yo decidíamos la portada. Con la cubierta se hicieron varias pruebas y ninguna nos gustaba.

2013-03-26-484

Juan me recomendó sabiamente el plano medio frontal.

sandra-uve

Viendo el resultado, me parece una elección perfecta.

Los materiales y la impresión

Quería un papel de menor gramaje que los Juncos. Aquel era demasiado cartulina por el blanco y por el grosor y en este volumen, con el doble de páginas, no hacía falta un papel muy grueso y además buscaba algo que hiciese de las páginas interiores algo…entrañable.

Finalmente escogí el interior en papel Cyclus ofsset de 140gr que iría a 1 tinta.
La cubierta quería que fuese en cartulina KRAFT. Era algo que tenía pendiente desde mi época fanzinera. Y entonces Roller, que es un diseñador cojunudo, planteó lo de la serigrafía.
Es una técnica que él controla muy bien porque ha hecho seris, sabe como funciona, y podía visualizar el resultado.
Pero dependíamos del presupuesto conseguido en el crowdfunding.
Así que nos dio mucha alegría, recibir el presupuesto y ver que nos llegaba para hacer portada con Kraft serigrafiada a 2 tintas planas.

Lo que quedó en el cajón fueron los cantos redondeados de Los Juncos. Otro pequeño detalle que encarece mucho el coste final, ya que lo troquela una máquina diferente y hay más manipulación.

Ahora creo que esos redondeados no le hubieran ido bien al kraft. Porque queda como una libreta y esta bien que la forma sea cuadrada, mientras que los Juncos era como una especie de diario y esa redondez le daba una ternura genial.

La imprenta elegida fue Grafo, responsable en su momento de Los Juncos. Es de Bilbao, suele trabajar con Astiberri, y eso ya da mucha confianza.

HORA-ZULU

Imprimen cientos de tebeos todos los días desde hace años. Saben lo que hacen con este tipo de producto, y aunque resultó que la portada no la hacían ellos porque no serigrafía, se comprometieron a controlar la cubierta, y así lo han hecho.
El resultado ha sido fantástico y desde aquí quiero darles las gracias.

Cuando por fin los ejemplares llegaron a casa y abrí la caja, no me esperaba ver lo que tenía entre las manos.

2013-02-28-227

Hora Zulú era muy bonito. Gordito, más de lo que esperaba. Sencillo pero con los elementos que quería que tuviera… su cartulina marrón, su serigrafía perfecta, el negro y el blanco en su justa medida. El interior exacto de impresión. Estaban todas las páginas…

2013-02-28-226

Para que os voy a engañar. Me dio una llorera que daba mucha risa.

Era como el llorar de cuando ha acabado un largo proceso, que ha costado y que pensaba que no saldría nunca.

De nuevo, gracias a todos los mecenas por confiar en mi obra y en este trabajo en especial.

Anuncios

10 thoughts on “PROCESO DE CREACIÓN HORA ZULÚ

  1. Una cuestión que no has mencionado en este detallado y seductor post es ¿en qué momento del proceso te decidiste por el crowfunding: antes, durante o después de la parte creativa? Bss

    Me gusta

    1. Después.
      Hora zulú, cuando ya estaba acabado, sin corregir ni perfilar, se presentó a tres editoriales. Un par me ofrecieron contratos leoninos y a otra no le iba bien asumir la edición de un cómic como este. Además muchas de ellas trabajan con la distribuidora con la que yo no quería trabajar, de modo que no se llegó a ningún acuerdo.
      El cómic quedó en stand by.
      El verano pasado, justo después de nacer Valentina, Juan Roller (amigo y colega) me propuso y explicó lo del Crowdfunding. Se miró y vi una posibilidad de sacar esto adelante sin arriesgar mucho dinero (que además tampoco tenía).
      Fue entonces cuando el proceso creativo volvió a empezar sobre un Hora Zulú casi terminado.

      Me gusta

      1. Me parece lógico el planteamiento, tras la pobre respuesta de las editoriales. Además mencionas un tema espinoso del que casi nadie habla: la distribución. Yo me he tirado meses esperando libros encargados y que estaban en stock por la complejidad o más bien dejadez del funcionamiento de las distribuidoras. Estoy seguro que se han cargado libros maravillosos por su propia incompetencia…

        Me gusta

      2. Ahí está el problema en el mundo del cómic. Hace unos días en una entrevista me preguntaban el por qué de la autoedición. Respindí esto:
        “… la distribución es muy complicada. Sus precios elevados provocan que el pago al autor sea mínimo y que las ganancias dependan de las ventas. Hay tantos volúmenes para distribuir que las obras están muy poco tiempo y con muy pocos ejemplares, en las tiendas. La autoedición y la venta por internet recorta considerablemente no solo los gastos intermediarios, las distribuidoras se quedan con el mayor procentaje entre el 55% y el 65% y algunas más, sino la facilidad de acceso a la obra por parte del lector. De esta forma el autor puede hacer una obra que sea rentable aún a riesgo de tener que, editar, producir y enviar él mismo los ejemplares…”

        Como bien comentasm, con Los Juncos sucedió que en muchas tiendas como FNAC, la gente pedía y volvía a pedir Los Juncos, y o bien la tienda no genera la comanda, o la distribuidora no los servía. Y son ventas, pequeñitas pero demasiado importantes, dado el escaso volumen de ventas en este país, como para perderlas.

        Me gusta

  2. Mientras espero (im)paciente la llegada de mi Hora Zulu + camiseta (¿me la habrá jugado mi querido servicio postal?) este post es una buena forma de ir abriendo el apetito por el cómic. Genial la evolución a lo largo del desarrollo creativo y muy ilustrativos las cuestiones técnicas y la forma de solucionar determinados problemas. Muchas gracias por tratar tan bien a tus lectores.

    Me gusta

    1. Hola… estoy averiguando qué ha pasado con tu envío. no ha podido perderse porque se envían certificados.
      De modo que voy a averiguar. Lo más probable es que haya habido problemas con las camisetas… que es lo que más está retrasando los envíos. Lo miro y te cuento enseguida. Gracias
      Qué bien que te haya gustado el post!

      Me gusta

  3. Yeeeeeesssssss!!! Este mes además, van a ver muchos movimientos: Saló del Cómic + GRAF + presentaciones Hora Zulú. Y en Mayo: Hora Zulú se va a Valladolid, a los Diálogos Boliche.
    Y todo lo que venga, será bien recibido!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s